Desposamiento

Apartado para relatos, historias, cuentos o cualquier otro texto.

Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Viernes, 28 Septiembre 2012, 20:15

En esta vida hay varios momentos terribles. Aparte de los relacionados con tragedias personales o familiares, el asistir a una boda ha empatado en el primer puesto con ser sadicamente torturado con diversas herramientas quirurjicas por un dentista culturista.

Oficialmente todo empieza con la tipica invitacion de boda. Cuando una pareja queda para tomar algo a media tarde ya vas acojonado, hasta que te confirman que si, que se casan. A partir de ese momento todo va a peor. Te dan un sobre grande y cuadrado mientras te muestran una sonrisa llena de dientes al tiempo que tu pones una mueca que esperas que pase como una cara de alegria. Pero no, no estas ni alegre ni contento y esperas que ese dia te surja algo que te impida ir a la boda. Y ya de paso mandar el regalo.

Llegas a casa y dejas la invitacion en un sitio que no este a la vista con la esperanza de que el dia de la boda desaparezca del mismo modo. Claro que las semanas avanzan y todo sigue su curso, como un rio que desemboca en el mar.

Un dia te encuentras con la guardia baja y echas mano del sobre. Lo abres y ojeas la invitacion. Espeluznante. Te empiezas a preguntar quien se dedica a escribir invitaciones de boda y que clase de sustancia psicotropica toma antes de ir a trabajar. En todo caso, debe ser algo que te eleve los niveles de horterismo hasta su maxima expresion. No puede faltar el "Nos casamos". Todavia no he descifrado las razones de la cantidad exacta de signos de exclamacion que lo rodean, pero jamas esa cifra sera inferior a dos. Es como si poner un unico signo de exclamacion no fuera suficiente para expresar lo que sea que quieran expresar. Antes o despues suele haber una frase alusiva al destino: "Nuestro destino estaba escrito, no podiamos terminar de otra forma...", "Queremos dar este paso en nuestra vida para juntar nuestros destinos...", "El libro del destino tenia marcadas nuestras paginas, unidas...". Y luego el lugar de la ceremonia y el lugar de la celebracion. Finaliza rogando la asistencia, lo que es una paradoja, ya que si vas se van a dejar un paston en el cubierto, pero si no vas se quedan sin el regalo. Eso si, el lacito o el trozo de tela en la invitacion que no falte.

Y te olvidas de ello. Pasa el tiempo, sale el sol por la mañana y por la noche se oculta, llueve, cambiamos de estacion y adelantamos los relojes una hora, llegan las vacaciones... y te encuentras con la pareja. Los vuelves a felicitar tanteando delicadamente si siguen adelante con los planes o no. Parece que si. Y hablas del dia de la boda como si fuera a ocurrir cuando el sol explote y destruya la tierra, pero resulta que no, que es dentro de un mes. Como parece que no hay escapatoria les haces la transferencia bancaria. Antes lo suyo era regalar una licuadora que era convenientemente reenvuelta para ser de nuevo regalada a la proxima pareja, algo asi como el "tu la llevas" de los regalos de boda. Ahora no. Ahora vil metal. Menos, ahora tan solo una linea en un extracto bancario. Y piensas "todavia queda un mes".

La semana anterior empiezas a tener ese pequeño grano que supone tener esa cita en la agenda a la que no quieres asistir. 3 dias antes empieza a rondarte la cabeza como una mosca pegajosa. Y la noche anterior empiezas a pensar que ponerte. Por mi iria con camisa, vaqueros y zapatillas, sin peinar y sin afeitar. Claro que alguien podria pensar que he regresado del futuro, concretamente del dia siguiente despues de la fiesta. Mal que me pese, busco los zapatos que me pongo en las bodas, el pantalon que me pongo en las bodas, los calzoncillos y calcetines que me pongo todos los dias (los que entran en la rotacion semanal, no son todos los dias los mismos calzoncillos y calcetines) y elijo una camisa comoda que me quede bien y una chaqueta que no es una americana. Por supuesto que corbata no. Compruebo que sigo entrando en la ropa y la dejo preparada para el viaje.

No os he contado que esta pareja ha decidido casarse en una ermita que esta en medio del monte. Mas que en medio, esta en su parte superior y mas inaccesible, y para llegar alli sin problemas o eres una cabra o Dios en persona. Un pequeño inciso. El termino "esta en casaCristo" hace referencia a las ermitas. Seria interesante saber las razones por las que se iban a levantar templos de oracion en sitios donde hasta las aguilas pensaban que era un sitio demasiado inaccesible para ellas. Y si es por el ermitaño que vivia alli, podia haberse levantado una chabola con paja y madera y hacer los ritos religiosos en un lugar mas cercano a la poblacion sin necesidad de ser un experto alpinista para acudir alli.

Sabado y toca madrugar. Para variar me despierto dos horas antes de que suene el despertador y no puedo volver a dormirme (si, hasta los insomnes dormimos de vez en cuando). Compruebas que no estas enfermo y que tu ultima oportunidad de escaquearte se desvanece a no ser que tengas un accidente con el coche o una averia. Me preparo. Valoro los pros y los contras de llevar un par de zapatos (guiño)por si se da la ocasion de pasear (guiño, quiño). Hago un rapido escaneo hormonal y descubro que el cuerpo me pide la misma guerra que a una muñeca hinchable montarselo con un cactus. Si por casualidad surgiera la oportunidad de pasear, habria que hacerlo descalzo. Dos horas de trayecto procurando que no se te haga una arruga si no quieres ser fusilado verbalmente. Chofer una vez mas. De las muchas cosas malas que tienen las ermitas es que no tienen aparcamiento, un prado donde meter media docena de coches a lo sumo, con lo que a partir del septimo tiene que buscarse la vida. Creedme: Buscar aparcamiento en hora punta en la ciudad no tiene ni punto de comparacion a buscar aparcamiento en un camino de vacas en medio del monte. Para empezar hay que buscar un sitio donde no pasen las vacas, y en un camino de vacas no es nada sencillo.

El ultimo trayecto hay que hacerlo a pie siguiendo las indicaciones de un par de sherpas nepalies que te enrollan una cuerda alrededor de la cintura. Es eso o construir un teleferico. Tu al menos puedes tirar, pero tienes que cargar con alguna mujer, con el doble o el triple de años que tu, que lleva los zapatos en la mano. Una vez conquistada la cumbre piensas en como bajaremos sin parecer que emulemos una avalancha de piedras, tierra y agua. Lo dejas para despues. Saludo a los presentes intentando transformar mi aversion a los actos sociales como el presente y mi caracter agrio en exquisitez y dulzura. Y es que ser pitufo gruñon todo el tiempo me hace arrugas.

En la puerta de la ermita veo al cura y estoy por acercarme y pedirle que, en la medida de lo posible, aligere lo que es la ceremonia. En la penultima boda que estuve la duracion fue de media hora y se me hizo larga. Y no es porque tuviera prisa por ir a comer. Todo lo contrario: Quien lo quisiera podia coger un autobus y ser trasladado comodamente al lugar del banquete y posteriormente ser devuelto al punto de partida. Para aquel que no quisiera hacer uso del coche particular, por supuesto. Llega el novio, todo sonrisas, no se si por los nervios, porque se lo pasa bien o porque ha visto a las invitadas y se haya convencido que lo mas probable es que esa noche solo él tenga sexo. Con su entonces mujer, se entiende. Tal vez al novio se le haya pasado por alto la capacidad del alcohol para enturbiar el gusto por la belleza.

Llega el mediodia y la novia no aparece. Piensas en si existen bodas de esas como en las peliculas en las que él o ella se rajan en el ultimo momento, pero no lo dices en voz alta ya que sospechas que podria ser un tema delicado. Diez minutos. Miras a tu alrededor a ver si hay alguna invitada guapa que haya estado escondida. Nada. De pronto empiezan las camaras fotograficas y videograficas en marcha, con un movimiento y un estres que ni Penelope Cruz, y es que o llegar la novia o llega Penelope Cruz. Y el novio que casi ha llegado de incognito. Entro en la ermita y me busco un asiento que este ni muy cerca ni muy lejos del altar. Claro que eso en una ermita es complicado ya que te sientes donde te sientes, estas cerca. A no ser que estes de pie fuera, en el monte, buscando una piedra lo mas limpia posible donde sentarte. En la ermita no entran los 180 invitados. A ti te da igual porque tienes tu trozo de banco viejo de madera, que ni siquiera cruje al sentarte porque ya hace siglos que se le acabaron los crujidos. Y suena en el teclado electrico el Te Deum de Charpentier, mas conocido como el Himno de Eurovision.

(Continuara)
Última edición por Emerald-Parallax el Sábado, 06 Octubre 2012, 20:18, editado 1 vez en total

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Sábado, 06 Octubre 2012, 20:17

Para los que no esten familiarizados con las bodas catolicas, explicarles que la misa se divide en dos partes sin intermedio entre ambas. La primera es la ceremonia del casamiento y luego sigue con la segunda mitad. Fui mal estudiante, tambien de catequesis, y lo que aprendia de memoria durante la merienda para decirlo delante del cura o de la monja un rato despues, lo olvidaba antes de la cena. Cuando llego el turno de seguir asistiendo a los locales de la iglesia para decidir si queria seguir con lo de la confirmacion, alguien me dijo que cuando te casabas te confirmabas y no me hizo falta mas para, esa tarde, dedicarla tambien con el resto de chavales a pasarla en la calle. Podria contar que hice la catequesis en una catedral que se caia a pedazos, tal vez una metafora divina del estado de la Iglesia, con mayusculas, o que los locales de la iglesia eran en la zona mas vieja de la zona mas vieja de la ciudad. Pongamos un clima de frio, lluvia y/o nieve, unas escaleras de madera torcidas y crujientes, un oscuro pasillo y al fondo una puerta con una luz filtrandose por el quicio. Como no iba a tener fe en Dios en aquella epoca si superar aquello era un acto de fe. No fueron esas las razones que, en determinado momento de mi juventud, me llevaron a plantearme hacerme cura, claro que esa es otra historia.

El retablo de la ermita estaba recien restaurado y la pintura dorada brillaba como si le hubieran puesto una dosis triple de dorado. De haber habido una ventana por la que se colaran los rayos del sol tendriamos que habernos puesto gafas de sol. Tal vez por el dia caluroso que hacia, se agradecia esa temperatura "fresquita" que hace en los templos de paredes de piedra. Si hubieramos seguido edificando casas con este material nos habriamos ahorrado mucho dinero en aire acondicionado y tendriamos un planeta hueco.

En primavera asisti a otra boda. Su duracion fue de media hora y ya los ultimos minutos se me hicieron eternos. Al no llevar reloj desde hace unos años, me daba cierto reparo sacar el movil para consultar la hora. En el momento en el que mi aburrimiento supero a mi pudor vi que llevabamos tres cuartos de hora de misa y que la pareja todavia no estaba casada. Aun quedaba media hora larga para huir de alli. De haber estado cerca de un asentamiento humano podria haber simulado una indisposicion que se solucionaria con una copita de vino en el bar mas cercano. Otra ventaja de hacer la ceremonia en lo alto del Aconcagua es que fuera solo hay hierba, tierra, rocas y bichos.

El cura, tal y como confeso durante la celebracion, solo habia casado a dos parejas antes, con lo que no se si estaba saboreando y disfrutando del momento o tan solo iba siguiendo el guion para no saltarse ningun paso. Nos conto lo de las bodas de Canaan y lo del vino. La verdad es que para vivir hace 2000 años Jesucristo se sabia divertir. El cura tambien nos conto de donde viene la tradicion de poner los anillos en los dedos anulares y nos enseño un bonito juego de manos. Siento no haberme quedado con el origen, ya que es una buena anecdota para contar en otras bodas, sobre todo con la tercera ronda de cubatas, mientras buscas temas de conversacion con alguna chavala al que no le pareces del todo repulsivo.

La ceremonia, aparte de larga y un poco tediosa (la de veces que hemos visto casarse a parejas en cine y television), iba siendo salpicada regularmente por el coro y sus voces de tenores, que al estar a la altura que estabamos debian de llegar a los oidos de Dios con tanta firmeza como llegaban a los nuestros. Y eso a pesar de habernos confesado antes de entrar que, al ser el recinto tan pequeño, tenian que mantener el volumen. No paraba de darle vueltas al tema del autobus.

Alguien me habia comentado que, dado que el banquete si se celebraba en un recinto moderno, situado en medio de una ciudad moderna, la pareja habia dispuesto un autobus para, aquellos que lo desearan, dejaran el coche aparcado en un lugar llamado "pueblo", pero que en realidad eran cuatro (literalmente) casas, con una de ellas un bar en lo que seria su portal. Habia que aparcar el coche por alli. Yo iba echando cuentas y no me salian. Si estabamos casi doscientas personas alli y el autobus era de 55 plazas, habia que ser mas rapido que tres cuartas partes de los invitados. Tambien podria haber ido en coche hasta el hotel. Era una opcion. Otra era ir en autobus, beberme lo que pudiera como si al dia siguiente entrara en vigor la ley seca y ser devuelto al "pueblo" en un estado totalmente incapacitado para conducir, momento en el que, confiaba, algun pariente me permitiera dormir un par de horas. Claro que lo primero era poner el culo en un asiento del autobus.

La pareja al menos ya estaba casada pero habia que esperar a que terminara la misa. Cosas del protocolo. Claro que al final, entre los aplausos, las gracias del cura, las gracias de un primo de la novia, que de paso dijo que en el "bar" habia un lunch (vino y galletas), las ganas de la gente por marcharse... al cura se le olvido aquello de "podeis ir en paz". El primo solto un "podemos ir al bar" que, la sensacion general de los invitados en la tertulia posterior al banquete fue que el cura lo entendio mal y paso directamente al tema de la firma de actas.

Segun se salia habia que cruzar una tumultuosa marabunta que, en lugar de retroceder y dejar salir a la gente, formaban un semicirculo cerrado que hacia muy dificil el moverse por alli. Aproveche para saludar a familiares y amigos y preguntar, discretamente, por el lunch y el autobus. Nadie sabia nada. Miraba sin envidia como mis amigos todos llevaban traje, incluso la mayoria corbata. Yo tenia preparada en el coche una camisa de manga corta (¿por que en las bodas, aun en verano, no esta bien visto ir en manga corta?). Los zapatos de charol me estaban bien y no pensaba cambiarmelos; era lo que mas brillaba de mi. No tardo en pasar alguien con petalos de rosa y arroz. Como uno tiene cierta experiencia con el tema, deje pasar las dos primeras rondas. Una vez que te han concedido la hipoteca no tienes que firmar tantos papeles como cuando te casas. Aprovechando el interes por la boca de vestuarios que era la puerta de madera de la ermita, busque un lugar discreto donde devolver a la naturaleza parte de lo que me habia dado.

Cedi por fin a la bolsa de arroz y cogi un par de puñados pequeños que lance con una emocion y satisfaccion al salir los novios que cualquiera hubiera asegurado que eran reales. Era la una y media. Entre saludar al novio, felicitar a la novia y mantener alguna que otra charla intranscendente pero socialmente necesaria, el lunch y la hora y media de viaje, no preveia comer hasta las 4 de la tarde. Y por medias habia que coger un autobus.

Habian subido hasta alli una calesa y me tire un buen rato preguntando como, ya que no habia oido ningun helicoptero. Habia ademas un par de caballos que la unica forma de estar alli era que hubieran nacido en la parte trasera de la ermita y no se hubieran alejado mas de 10 metros de ella o que el pueblo fuera un centro de bioingenieria de nivel mundial que hubiera sido capaz de introducir genes de cabra alpina alpina muy equilibrista en aquellos equinos. A pesar de ser interesante ver la calesa siendo tirada por los caballos (lo de tirada tal vez montaña abajo y quien sabe si con los novios montados), el lunch en el bar esperaba, y una copa de vino no hace mal a nadie, tal como el cura nos recordo que dijo Jesucristo. Y si no lo dijo lo tenia que haber hecho. Y ya si hubiera dicho que el vino fuera bueno... por fortuna las galletas sabor a ¿fresa? me dejaron una mezcla de sabores indescriptible. En eso entro mi prima diciendo que el autobus tenia que haber salido hacia 10 minutos, que el vino y galletas era para los no invitados y que el lunch para los invitados era en el hotel. Fui un momento al baño a devolver a la naturaleza parte de lo que me quedaba por devolverle y al salir no vi a mi familia. O estaban en el coche o en el autobus. Me cambie rapidamente de camisa y me deje olvidada una aspirina del botiquin, ya que al no haber dormido lo necesario empezaba a dolerme algo la cabeza. El coche al menos estaba bien aparcado al lado de las cuatro casas. Si habian aguantado en pie mas de siglo y medio no tenia miedo en que fueran a derrumbarse, precisamente, esa noche sobre mi coche, aunque todo era posible.

Lo urgente ahora era hacerse con un asiento en el autobus.

(Continuara)
Última edición por Emerald-Parallax el Domingo, 14 Octubre 2012, 17:01, editado 1 vez en total

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Domingo, 14 Octubre 2012, 16:56

No me hace demasiada gracia montar en autobus. Mi limite antes de empezar a agobiarme es de hora y media, con lo que el autobus suele ser el medio de transporte que menos utilizo. Saltar en paracaidas es como andar en bicicleta, claro que con la adrenalina disparada. La culpa de todo no la tiene Yoko Ono (o tal vez si). Hace unas decadas, cuando era joven, enlace en poco mas de 12 meses 3 viajes por Europa en autobus que me dejaron traumatizado. El primero de ellos era recorrer Gran Bretaña en autobus, subiendo por el oeste desde Gales hasta el lago Ness y bajando por el este. La primera etapa era llegar hasta Paris, algo mas de unas 11-12 horas de viaje. La fortuna quiso que la fecha de salida coincidiera con el 14 de julio y que la llegada a la capital francesa fuera sobre las 8 de la tarde. En mi vida habia visto un atasco tan grande. Y eso que solo nos retrasamos 2-3 horas. Y a partir de ahi, racion diaria de autobus de camping a camping.

Ese invierno devolvi la visita a Paris. Se ve que de julio a diciembre cambiaba bastante. Y si, en julio hacia calor y en invierno nevaba. De la segunda visita no recuerdo demasiado, tan solo las muchachas de ciertos barrios que combatian el frio con lenceria de encaje. Es una lastima que los secretos del cuerpo femenino queden al descubierto para unos chavales impresionables como eramos en aquella epoca.

El tercer viaje fue el peor. Fui al verano siguiente, hasta Holanda haciendo un par de paradas en Francia, una en Paris nuevamente. Alli nos movimos en velero. La cosa no hubiera estado del todo mal si no hubieramos tenido que trabajar arrizando cabos y recogiendo velas. Total, el cacharro tenia motor. No fue una mala experiencia. Descubri el quemado ciclista (el moreno ciclista vino despues), que ir en barco no me mareaba y que si te tiras de un barco al mar es importante saber como volver a subirte a el. Lo peor fue la vuelta. Saliamos despues de comer y eran unas 18-20 horas de viaje del tiron, parando cada 4 horas. Paramos en Bruselas para cenar. Y alli empezo la Odisea. Tras haber encontrado al niño meon, cenar en el centro, visitar el ayuntamiento y desechar la visita al Atomium por falta de tiempo, volvimos a montar en el autobus del demonio. Hicimos una ruta turistica por Bruselas 3 veces. Tardamos unas dos horas en salir de lo que parecia el laberinto de Dedalo, justo a tiempo para, una vez en marcha en lo que parecia la direccion correcta, sufrir una averia de motor. Debia ser media noche pasada y estuvimos jugando un partido de futbol a la luz de las farolas de un area de descanso completamente vacio salvo por nosotros. Al partido le faltaba continuidad, ya que cada vez que tirabamos el balon fuera del area de iluminacion, teniamos que ir todos a buscarlo.

Al final nos llamaron de vuelta al autobus enfermo y nos indicaron que no se donde habia prevista otra parada, pero que como ibamos con retraso nos la saltariamos. A partir de ahi cada vez que el autobus se detenia habia autenticas carreras para ir al baño y renovarte por dentro lo mas deprisa que pudieras. Habia tal psicosis con quedarse abandonado en una estacion de servicio francesa que alguno empezaba a renovarse, interrumpia la accion como buenamente podia y la reiniciaba en la siguiente parada, unas cuatro horas despues.

Ese viaje duro 30 horas. Y ni los productos tipicos holandeses pudieron aliviar aquel infierno.

De modo que no es dificil comprender mi aversion al autobus. Aguanto hasta hora y media. A partir de aqui prefiero que me machaquen los dedos de los pies uno a uno con un martillo.

Cuando llegue corriendo al autobus vi que la mayoria de los que estabamos eran de mi familia, mas o menos cercanos. No estabamos mas de una docena de personas. Alli el chofer nos informo que el lunch en el hotel empezaba a las 14:30. O que ese era al menos el horario previsto. Tardamos otros 20 minutos mas en salir, ya que la gente esperaba al autobus en la plaza y este estaba fuera del pueblo. La razon es que las carreteras actuales son los caminos de tierra por donde iban los carros, y un carro es algo mas estrecho y bastante mas bajo que un autobus, de modo que las casas tienen la separacion justa para un coche y claramente insuficiente para un colectivo. Visto que la procesion de coches empezaba a desfilar y que no habia mas viajeros, a las 14:10 iniciamos trayecto.

El ir con pocos viajeros y medio vacio ayuda a soportar el esfuerzo de viajar en autobus. El hacerlo por carreteras donde cruzarte con un coche supone que uno de los dos tiene que reducir la velocidad hasta casi pararse y echarse a la cuneta, no ayudaba. Por no hablar de los pueblos que habia que cruzar. Pueblos por donde pasaban los carros y a dia de hoy no se como paso el autobus. Luego esta el gracioso de turno del ministerio de fomento, de obras publicas o de lo que sea, que divide una carretera de carros por la mitad con una linea discontinua, sin tener en cuenta que la anchura para una moto es adecuada, pero para un coche no. Si es divertido en esas situaciones que dos coches se crucen, ni os imaginais lo que supone que se cruce un coche con el autobus. Como no podia ser menos, yo era partidiario de echar a todos al sembrado sin reducir velocidad, una vision que no compartia el chofer.

Las carreteras, aparte de ser estrechas, son como un club nocturno de chicas de vida alegre: Hay muchas curvas. Es como si los burros o los caballos tuvieran racion de cebada y alfalfa por kilometro recorrido. La distancia mas corta entre dos puntos es una quimera en algunos sitios de España. Se da la paradoja de que para ir del punto A al punto C pasando por el punto B la carretera te lleva de nuevo al punto A. En algun punto hay un roto en el espacio para que no se convierta en un bucle infernal.

Saque los cascos de mi telefono movil y me puse a buscar emisoras. Para sorpresa mia en aquel paisaje de contracurvas sintonice 16 programas distintos. La mitad hablaban de futbol y la otra mitad enchufaban musica. Musica disco. No fue un gran problema, ya que una de dos, o mis cascos son defectuosos o lo que tengo defectuosos son los oidos: No me entraban. Y no se, es la primera vez que me pasa. Hasta compre unos de astronauta para cuando iba por el monte en bici con el walkman puesto (referencia para que calculeis los años). Pues los del telefono movil no habia manera de colocarlos. Bueno, si habia manera, pero tenia miedo de perforarme el craneo. Se ve que soy de oido estrecho. Por muy adrentro que los metiera, no tardaban ni medio minuto es salir como los corchos de las botellas. Ni metiendolos a rosca. Comprobe que no estuviera intentando usarlos con el tapon o algo puestos. No. Eran asi. Se ve que de tanto apretar me estaba deformando el oido ya que notaba que no se me caian tan rapidamente. Al final, se sujetaban solos. Eso si, me dolian los oidos como si hubiera intentado pintarme el timpano con un rotulador. Lo peor fue que al extraer los cascos el chofer tenia pinchada la misma emisora.

Llegamos al hotel casi una hora mas tarde sobre el horario previsto. Ya pensabamos que el resto de invitados se habrian zampado los entremeses y vaciado las primeras botellas de vino. Cual no fue nuestra sorpresa al encontrarnos en una recepcion casi vacia, que se lleno a los dos minutos de llegar nosotros. Habian venido todos detras del autobus sin poder adelantar.

(Continuara)
Última edición por Emerald-Parallax el Domingo, 14 Octubre 2012, 16:59, editado 1 vez en total

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Sábado, 20 Octubre 2012, 19:22

Estabamos en la falda de una pequeña elevacion sobre el la ciudad. Segun nos comentaron, un poco mas arriba estaba el castillo, que fue destruido durante la gloriosa Guerra Civil y que actualmente estaba en ruinas pero se podia visitar. Mas o menos como el resto del pais. No me fije demasiado en el edificio en si en ese momento, no soy aficionado a la arquitectura. En lo que si me fije fue en los invitados, mas concretamente en las invitadas que iban sin pareja. Ahora que habia pasado el viaje del autobus que como Cenicienta, hasta medianoche no tenia que ocuparme de ello, estaba mas tranquilo. Hacia bastante calor, con lo que todo aquello que no era imprescindible para parecer elegante y sofisticada habia desaparecido. Empezaron a sacar aperitivos: Chupito de gazpacho de esparragos con brocheta de pepinillo y cebolleta. Creo que tome cuatro de esos. En mi defensa dire que tenia hambre y que los chupitos eran muy chupitos. Eran chupititos. Continuo la cosa con 3 cucharillas, de foie, membrillo y pistacho la primera, pulpo en vinagreta la segunda y cecina de León con denominacion de origen y perla de melon la tercera. Las cucharitas eran de cafe. La copa de vino ayudaba a ir pasando estas exquisitices que habian estado preparadas para una hora antes.

Es complicado comer e ir saludando a la gente, por no decir sobre tener conversaciones mas o menos naturales con aquellos con los que has perdido el contacto. Un ascensor ayudaria bastante.

Empezo a pasear un chupitito de espuma de martini rojo con su aceituna. He de decir que este aperitivo tenia trampra. Hasta donde yo se, las personas normales primero se comen la aceituna. Esto tiene su origen en los olivos de la epoca neolitica, cuando los recolectores de frutos se comian la aceituna y luego se iban de copas a la corriente de agua mas cercana. Claro que aquellos individuos no tenian que verselas con la mente distorsionada de un cocinero malevolo. Una vez comida la aceituna no habia forma de pasar la espuma a la boca si no era metiendo el dedo disimuladamente, o la lengua, aun mas disimuladamente.

En estas estaba cuando vi a un par de muchachas que debajo de aquellas cinco capas de maquillaje seguramente se podria decir que eran bonitas. Puede que hasta fueran jovenes. Al menos lo que habia a la vista lo era. Llevaban sendos vestidos distintos pero su diseñador habia tenido la misma intencion, que era precisamente que el ser humano ya habia desarrollado bastante la imaginacion en las ultimas decadas y que habia que facilitarle la labor para que no se cansara demasiado. Los vestidos eran basicamente un cono de tela que por arriba mostraba el final del esternon si no fuera por el desarrollo natural de la mujer y que por debajo, digamos que de no tener hecha la ingle brasileña se sabria. En aquellos momentos estaba mas preocupado en hacerme con una brocheta de salmon ahumado, queso fresco y tomate cherry con albahaca que de inciar una conversacion que pudiera desencadenar una serie de movimientos espasmodicos de indole sexual.

Cuatro o cinco platititos de entrantes despues mi prima me comunico que estabamos en la misma mesa junto con otra media docena de nombres. Me alegre de estar con ella y su marido, ya que a pesar de no tener demasiado contacto ha sido como una hermana mayor para mi. Lo peor que se puede decir de su marido, mi primo, es que es un hombre bueno. Me pido la esquina, ya que es el sitio donde menos te molestan a la hora de comer. Queriendo alejarme de la tentacion de vestido corto, me quedo junto a la puerta al oir lo de "pueden ir ustedes pasando" esperando a mis primos para no ser el primero en entrar. Cambio inmediatamente de idea y voy siguiendo a Vicente, que va donde va la gente, y terminamos todos al final de un pasillo delante de los servicios. El viaje no ha sido en vano y ya sabemos donde estan. Al llegar al otro lado del pasillo esta el comedor, pero con cierto desagrado observo que no podre sentarme en ninguna esquina: Todas las mesas son redondas. La nuestra, por casualidad o mala leche, esta en el centro mismo del salon, que es ese punto donde todos te pueden ver pero donde tu solo puedes ver una parte a no ser que estes moviendo el cuello todo el tiempo como un buho.

Cada servicio consta de 5 copas de cristal de diferente tamaño (vino tinto, vino blanco o rosado, agua, cava y licor), 3 tenedores y 3 cuchillos. El lavavajillas tiene que tener el tamaño de una habitacion. Sobre la mesa hay, ademas, una camara de fotos de un solo uso. Como si no tuvieramos bastante con las camaras digitales y los telefonos moviles. El truco para no salir en las fotos, aparte de ser un vampiro, es ser tu el que las sacas, de modo que tras intentar en vano no ser fotografiado por mi primo, consigo la maquinita amarilla. Casi me da algo. Uno no sabe cuanto esta acostumbrado a sacar fotos a traves de una pantalla hasta que no tiene que pegar la nariz contra un trozo de carton y mirar por un recuadro cortado en un carton sin ningun tipo de zoom. Gastamos el carrete entero en una batalla secreta de fotos y nos dedicamos a embutirnos los platos que nos iban trayendo.

Al coger el menu vimos que los aperitivos de la entrada eran la primera parte de la comida. Con horror comprobamos que quedaban 5 platos y el postre. El primero de ellos tenia trampa, ya que bajo el epigrafe de "entrante" venia: Cornete de salmon ahumado relleno de mousse de queso de cabra, pastel de bacalao con mahonesa de aceitunas negras, mousse de foie con frambuesa, virutas de jamon iberico de guijuelo y bouquet de ensalada de anchoas y ventresca de atun. El primer plato. Un plato. Lo primero en este tipo de celebraciones suele ser el relacionar el nombre con lo que hay en el plato. Y lo siguiente, ir comiendo mientras hablas y bebes, pero no al mismo tiempo ni en ese orden. Lo que en tu casa son los primeros platos de una semana en un banquete de boda es el entrante. Luego viene la merluza rellena de puerros y gambas, brocheta de langostino, dados de verdura y salsa de crustaceos. Si no estuviera sabroso ni intentarias comerte la mitad. Como entre bocado y bocado estas entretenido apartando a un lado los dados de pimiento verde y rojo, para cuando te das cuenta ya estas rebañando el plato.

En lugar de dejar los vinos sobre la mesa y que cada uno se sirva cuando quiera, una de las labores del ejercito de camareros que se mueven por el salon como si fueran hormigas es ir rellenandote las copas de bedida a medida que te las vas bebiendo, con lo que tienes que automoderarte en la ingesta de bebidas si no quieres andar a cuatro patas antes de llegar al postre. La ingente cantidad de comida ayuda a diluir los efectos del vino, en cierta medida.

Es la hora del sorbete limon o frambuesa al cava, lo que es una buena noticia para los ya dilatados estomagos que reciben el sorbete como una tregua. Por contra, ayudar al vino con cava a aumentar el alcohol en sangre no es adecuado, aunque cuando pasa el camarero con una jarra ofreciendo mas le alargas la copa vacia. Ambos sorbetes estan ricos.

No se quien invento el entretenimiento de dejarles las camaras digitales, reflex y de un solo uso a los crios para que no molestaran a los padres y si lo hicieran al resto de invitados. De este modo, esquivando a los camareros una plaga de seres pequeños iban cargados con maquinas fotograficas cargadas sacando fotos a diestro y siniestro. El lema de los fabricantes no deberia ser "tan faciles de usar que hasta un niño puede hacerlo" si no "un niño puede usarla, ¿podra usted?".

Y llega por fin el ultimo plato, el lechazo asado en su salsa con ensalada verde. Hay ciertas cosas que hay que hacer por obligacion: Si vas a la luna, hay que coger una piedra, si vas al cañon del Colorado o a cualquier otro sitio algo, orinar si no te ve nadie para ver el arco que hace el chorrito (unos metros mas abajo el chorrito se desfragmenta en gotas) o si no puede ser, escupir, moverte por toda la sala de la Gioconda para comprobar si te siguen sus ojos... La Gioconda no se, pero que los guardias de seguridad no te quitan ojo de encima, seguro. En fin, que ya llegados a este punto hay que meterse como sea el lechazo. La ensalada verde puede esperar a mejor ocasion. Pides a la camarera un trocito pequeño y otro panecito, ya que el otro te lo has terminado. Bueno, aun estoy esperando el panecito.

Tras haber mandado al garete los dos ultimos meses de dieta en, veamos la hora, casi cuatro horas de comida, es la hora del postre. Ni siquiera la docena de gritos de "vivan los novios", la veintena de "que se besen" y los incontables "ahora los padrinos" pueden impedir que la tarta nupcial llegue delante de la mesa de los novios. Una nube de invitados se levanta y se desata una tormenta de flashes queriendo inmortalizar el momento desde todos los angulos posibles. Los padres arrebatan las camaras a sus hijos y van corriendo a codearse con el resto de los padres e invitados en busca de un espacio. Al estar en medio del salon, hacemos un rapido casting de culos. Las de los vestidos cortos no se han levantado. Mejor. Tras aquello de la espada y demas, te pegan el cambiazo y en lugar de una tarta redonda como la que han cortado te traen un trozo de una tarta cuadrada. La esquina. Tarta de hojaldre y crema con helado de leche merengada y chocolate caliente. Otro mes de dieta por el desague. Pides racion doble de chocolate y el camarero te pregunta si eres goloso. Como estas en la version educada le respondes con un entusiasta "mucho" que hace que tu estomago se plantee declararse en huelga. Si no estuvieras en plan social le habrias respondido que no, que no eres nada goloso, que tienes un problema con las drogas y que solo el chocolate te impide sacar la parafernalia del estuche y chutarte alli mismo.

Llegan las copas, los cafes y los regalos para los invitados, trufas para ellas y puros y boligrafos para nosotros. Curiosamente, dos objetos de forma falica. Al rato una amable camarera nos invita educadamente a levantar nuestros culos de la silla y a dirigirnos al palacio de congresos, que se encuentra en el mismo recinto que el hotel, pero unos 100 metros mas alla. Preferirias ir a tumbarte a echar la siesta a la sombra de uno de los muchos arboles que hay por alli, preferiblemente sin vomitar. En el camino reinicias algunas conversaciones con otros invitados que o han ingerido mas alcohol o su grado de tolerancia es menor que el tuyo. Entre esos invitados hay invitadas, que no son las de los vestidos cortos. Buscas un rincon solitario y fresco para tomarte cinco minutos de descanso y hacer un repaso del estado fisico en el que estas. La comida parece que sigue su curso natural, a pesar del vino, del cava y de la copa no tienes problema ni para mantener el equilibrio ni para aguantar las ganas de orinar hasta llegar al baño en lugar de ponerte contra cualquier arbusto. El calor sigue siendo sofocante pero una ligera brisa a aquella altura ayuda a tomarte un respiro. Llega la hora de la fiesta.

(Continuara)
Última edición por Emerald-Parallax el Jueves, 25 Octubre 2012, 18:27, editado 1 vez en total

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Jueves, 25 Octubre 2012, 18:26

Unes un retazo de conversacion con la novia con una direccion, y antes de darte cuenta estas encaminando una marcha a lo desconocido. Los que te siguen dudan de que sepas a donde vas. Tu mismo no lo sabes, pero te vuelves y con la seguridad que afirmarias que si saltaras volverias a caer al suelo, les dices que por aqui se va a donde hay que ir. Y te reemprendes la marcha confiando en tener razon. El edificio donde esta el hotel esta dividido en tres partes: El hotel mismo, en la parte central el Palacio de Congresos y al lado opuesto, el espacio en obras equivalente al ocupado por el hotel. Un seminario o algo asi me ha dicho alguien que era. Subimos la larga escalinata dividida en dos tramos y entro a curiosear un poco. En el hall de entrada unas escaleras que conducen arriba si estas abajo y abajo si estas arriba, aunque no tengan permiso de circulacion y a la izquierda un salon del tamaño suficiente para tener en una esquina a un DJ encerrado entre focos y altavoces, parametado tras una mesa y una valla publicitaria, es de suponer que suya, y al fondo una barra. No soy el primero en llegar pero no es cuestion de esperar a que se atasque la barra con invitados borrachos, de modo que me adelanto para conseguir un combinado. Tres veranos estuve tras la barra de un bar trabajando en fiestas y se que no es sencillo. El no tener que calcular precios y vueltas ayuda bastante a servir. O deberia. A punto estoy de decirle al camarero que no se preocupe por mi, que estoy dispuesto a cambiar la barra libre por la barra independiente y servirme yo mismo. Mientras espero un poco de charla con amigos y novias, y nada mas coger la bebida, salgo pitando. Con el vaso en la mano empiezo a curiosear por el lado opuesto al del salon. Parece recien inaugurado. Hasta la pequeña recepcion o punto de informacion esta sin puerta y sin amueblar. En ese momento, la pared entera se desplaza y me encuentro con la pareja de novios, ya marido y mujer, junto con el maestro de ceremonias del hotel. Para disimular, pregunto por el baño, que por otra parte no se donde esta.

De nuevo felicito a la pareja y mientras el novio se escaquea no se a donde, me quedo con una novia con los pies doloridos. Me pide que busque a su madre para que le de unos zapatos mas comodos y poder iniciar el baile. Con toda mi buena voluntad y sin ninguna mala leche, pareciendome buena idea, le recomiendo que se descalce, que con esa falda no se le van a ver los pies, que el suelo es de madera. Me mira como si hubiera estrangulado a su gatito preferido y me indica a que coche tengo que ir. Aun pensando que mi idea no era tan mala, bajo los peldaños y empiezo a mirar en el parking, que esta ahi mismo. Puede que por suerte para mi, su madre ya esta con el tema de los zapatos y un primo o en todo caso alguien que no conozco pero que debe tener cierto grado de parentesco o al menos de confianza familiar es el encargado de llevarlos escaleras arriba. Remoloneo un poco para ver si la gente va llegando. Al no ver a nadie interesante, vuelvo a subir para ver el baile de los novios, ahora marido y mujer.

En lugar de elegir un vals suena una cancion en castellano. No conozco al grupo ni la cancion, pero la letra me produce un escalofrio por lo hortera que es. Los esposos van dando vueltas siguiendo el ritmo (o intentandolo) mirandose fijamente a los ojos. Estoy a punto de emocionarme cuando recuerdo que tengo una bebida alcoholica en las manos y le pego un buen trago. Ya el salon esta medio lleno, los pocos sillones y el sofa del hall estan ocupados, con lo que vuelvo a salir fuera, a ver los ultimos rayos del dia del ultimo sol del verano o los ultimos rayos del dia del primer sol de otoño. Fuera me encuentro con mi primo y abrimos una charla-coloquio-dialogo sobre uno de los temas tipicos en estas situaciones: La historia.

Nos acomodamos en la balaustrada del descansillo de las escaleras, con nuestras bebidas, hablando de los origenes de cierto pueblo sobre el que esta haciendo un estudio, intentando desentrañar los secretos oscuros que guarda, maravillandonos de lo rico en acontecimientos que es para la situacion geografica que ocupa. Por el rabillo del ojo veo que dos muchachas se han sentado detras nuestro y tienen una vision directa y cercana de lo que seria la etiqueta de los pantalones y zonas de alrededor. Como la conversacion esta interesante, no les hacemos caso y al poco rato se van. Algunos amigos y conocidos vienen y van, cambiamos el tema a las cosas de la salud, los achaques, la crisis y la respuesta de la clase obrera ante la explotacion a la que se esta viendo sometida. Retomamos la charla original cuando nos quedamos solos.

Un ratito despues, vuelven las dos muchachas. Ahora las miro algo mas que por el rabillo del ojo y veo que son las de los vestidos cortos. El dialogo con mi primo es interesante, de ahi que haga un inciso para unirlas en el circulo, aunque admitiendo que puede haber un cambio de tema.

Ligar en una boda no es complicado. Lo dificil de una relacion suele ser romper el hielo y encontrar puntos en comun sobre los que seguir hablando mientras vas mirando y pensando si lo que ves es agradable. En este caso hay mucho que ver estando de pie enfrente de ellas sentadas. La pregunta tipica de "¿Por parte del novio o de la novia?" ayuda a romper el hielo, y la boda ya es bastante tema en comun. Parecen receptivas. Y yo, ser humano, encuentro un instinto atavico escondido en mis genes impulsandome a reproducirme en aquel mismo instante. No es que piense que les vaya a contar a mis nietos que su abuela y yo nos conocimos en una boda, no al menos en aquella boda y con esa abuela, pero en ningun lado esta escrito que no te lo puedas pasar bien un rato y sentirte culpable despues. Bueno, tal vez si este escrito en algun lado pero yo no lo he leido.

Sigo soltando chorradas y obviedades esperando deslumbrarlas con lo que sea que las ha atraido. Momento clave es cuando les preguntas si quieren beber algo. Mi primo, ya casado, se ofrece para ir a la barra a perder la paciencia con el camarero. Y es que perder contacto con las chicas es perder toda oportunidad de intimar. Sientes que una esta interesado mientras la otra esta esperando que la cosa se tuerza para llevarse a su amiga. Claro que la cosa, mas que tocerse, se endereza. Empiezo a soltarle indirectas sobre el peinado, los zapatos o los pendientes. Le sueltas algo del vestido en tono jocoso, como que a mi no me sentaria tan bien como a ella. Se rie y se sonroja. Yo sigo intentando mantener el nivel de estupideces similares. Me toca el brazo y me siento a su lado. Su amiga tiene que correrse un poco y le veo el gesto huraño. Afortunadamente, llegan las bebidas. Antes de darme cuenta, nos encontramos solos. Y empiezan los problemas.

No me he traido zapatos, y en contra de toda la logica y el sentido comun del universo, la muchacha quiere pasear conmigo. Le preguntaria por las razones, pero prefiero quedarme con la incognita e ir avanzando en nuestra efimera amistad. No tengo zapatos y me pregunto si preguntarle a ella si tiene es una buena o mala decision. Decido que es mala decision. Luego tengo que dar con algun amigo soltero, o con novia, o casado, que pueda dejarme algunos zapatos. Claro que a al tema de los zapatos se le une el del lugar. La temperatura es agradable y hay un par de zonas apartadas y discretas donde el cesped parece comodo, aunque no sabes si revolcarse por la hierba es en lo que esta pensando. Ir a lo seguro es lo mejor. Sin embargo, con la boda has oido que no hay habitaciones libres, y para usarla 10 minutos te cobraran la noche entera. Siempre esta la opcion de los baños, aunque en una ocasion anterior me costo concentrarme. De modo que tengo que encontrar a un amigo que me preste su habitacion un rato, me de unos zapatos y gestionarlo todo con la suficiente velocidad para no perder el interes de la muchacha. La batseñal ya viajaba de mi movil al de todos mis contactos cuando empieza el juego de "que ojos tan bellos tienes", "que manos tan suaves tienes", "que labios tan tersos tienes"... Nos faltaba ya poco para llegar a las zonas delicadas y estaba a punto de empezar con "que espacios entre los dedos tan agradables tienes".

La noche ya se abalanzaba y la fiesta languidecia. Paso a despedirme de los amigos y conocidos que veo por alli. Muchos se quedan a pasar el domingo de turismo en la ciudad. Yo tengo que volver a coger el autobus para coger el coche y regresar a casa antes de tener que fichar el lunes. La hora de las brujas se acerca y el autobus ya esta esperando. Aparece el hermano mayor de un amigo mio, bien colocado, lo que nos ameniza el viaje de retorno, esta vez por la nacional. Infinidad de chistes verdes y canciones soeces despues, vuelvo a meterme los cascos que, para sorpresa mia, entran sin dificultad. Voy pensando en como contar lo ocurrido durante el dia, al menos lo que se puede contar.

Llegamos a 2 kilometros de nuestro destino. Nos apeamos para hacer trasbordo en un autobus mas pequeño. Es lo que tienen los caminos para carros asfaltados.

3 semanas despues pregunto por los novios, ahora marido y mujer. Me dicen que el dia anterior se les ha visto juntos. Ya como no hay que cumplir con los requisitos sociales ni ser politicamente correcto, pregunto con toda naturalidad si aun siguen casados.

FIN

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: nessie » Viernes, 26 Octubre 2012, 11:40

Con lo de los zapatos de él me he perdido, pero me ha gustado mucho, felicidades!

Para ver el arco iris has de soportar la lluvia,y yo siempre torturándome para ver si algo me alivia.
Y grítame, grita miel, grítame, vuelvo a mi cripta,el tic tac dicta. (Flowkloricos-36500 días)
Avatar de Usuario
nessie
 
Mensajes: 41
Registrado: Domingo, 05 Febrero 2006, 20:27
Género: Mujer

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Viernes, 26 Octubre 2012, 16:08

nessie \$m[1]:Con lo de los zapatos de él me he perdido, pero me ha gustado mucho, felicidades!


Lee esto:

Birmania Mon Amour

Agradecido.

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Jyseg » Lunes, 29 Octubre 2012, 09:57

Entre

Emerald-Parallax \$m[1]:La batseñal ya viajaba de mi movil al de todos mis contactos cuando empieza el juego de "que ojos tan bellos tienes", "que manos tan suaves tienes", "que labios tan tersos tienes"... Nos faltaba ya poco para llegar a las zonas delicadas y estaba a punto de empezar con "que espacios entre los dedos tan agradables tienes".


y

Emerald-Parallax \$m[1]:La noche ya se abalanzaba y la fiesta languidecia. Paso a despedirme de los amigos y conocidos que veo por alli. Muchos se quedan a pasar el domingo de turismo en la ciudad. Yo tengo que volver a coger el autobus para coger el coche y regresar a casa antes de tener que fichar el lunes.



se han perdido algunos momentos de la crónica. ¿Qué pasó con los zapatos? ¿Funcionó la batseñal?

Joer, es que te dejas lo mejor sin contar xD

Imagen

Controlando todo desde la sombra...
Avatar de Usuario
Jyseg
 
Mensajes: 317
Registrado: Viernes, 05 Mayo 2006, 18:03
Ubicación: Por ahí...
Género: Hombre

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Lunes, 29 Octubre 2012, 18:29

Si que parece que falta algo, si. Que cada uno se imagine lo que guste.

left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Re: Desposamiento

NotaAutor: Emerald-Parallax » Martes, 30 Octubre 2012, 17:16


left
Imagen
Avatar de Usuario
Emerald-Parallax
 
Mensajes: 115
Registrado: Miércoles, 09 Diciembre 2009, 11:20
Género: No especificado

Siguiente

Volver a El Kiosko

¿Quién está conectado?

Usuarios registrados: Bing [Bot], Google [Bot]

cron